El endeudamiento nos persigue

Mantenía una conversación con un compañero de gremio, habituado a atender clientes con proyectos de vida, que como suele ocurrir requieren de financiación. Éste me pedía opinión sobre la actual situación de endeudamiento principalmente en las familias. En esto que yo le comentaba la creación del presente blog, total que lo emplacé a leerlo al tiempo que le respondía. De ahí que exprese a continuación mi opinión de porqué seguimos y seguiremos cometiendo los mismos errores que en el pasado.

Resulta que aunque la banca haya quedado denostada entre tanta crítica, a veces merecida y otras interesada, es un pilar muy importante en la economía. De hecho el desarrollo empresarial y en consecuencia económico ha ido siempre ligado a una buena financiación. Igualmente, la mejora en aspectos esenciales en nuestra vida requieren de una inversión significativa y su consiguiente carga financiera. Hablamos de adquisición de vivienda, cambio de vehículo, o pago de estudios en cómodos plazos. El caso es que hoy, entre tanto vende humos, y con la poca memoria que nos caracteriza, por eso lo de tropezar repetidas veces en la misma piedra, seguimos metiéndonos en jardines laberínticos.

Resultado de imagen de escalada
Fuente: Diario As

Sucede que las Entidades Financieras en su rendición de cuentas pretenden mantener volúmenes, números que convenzan al personal o al accionista de turno. Y claro, para ello hay que tirar precios o financiar lo que venga y como venga. Campañas de esas que multiplican exponencialmente resultados, que me los quitan de las manos vaya, eso sí, pretenderán cobrar los préstamos en tiempo y forma.

Ocurre también que el consumo nos motiva, creo que a veces hasta la adrenalina se multiplica pensando en si comprar esto o lo otro, y lo bien que me sentiré cuando lleve mejor coche o habite mejor casa. Totalmente loable, que para eso se levanta uno temprano y se parte el lomo. Pero claro, todo ello supone endeudarse y hasta qué límites. De hecho, los distintos organismos que dirigen la economía, con el objetivo de incentivar el consumo (aspecto especialmente relevante en el PIB), toman medidas fomentando facilitar el acceso al crédito.

Sabemos además, que la actual situación de ralentización generalizada, provoca que en Europa no solo no se espere un incremento de tipos, sino que se rumoree incluso que en la nueva reunión del BCE puede que se trate una nueva bajada de tipos. Por su parte, la FED que había ido a su ritmo de tipos más altos, aunque no pretenda torcer su brazo ante las injerencias de Trump en políticas monetarias, se está viendo presionada a no seguir con tipos más altos que en el resto del mundo. Por aquello de que su divisa siga revalorizándose y con ello disminuyendo exportaciones. Es evidente que el presidente norteamericano no puede permitírselo, y avispado como el que más hará cuanto pueda en evitar seguir en desventaja ante el resto de potencias.

Pues bien, en todo este enjambre de deseos lícitos y políticas tendenciosas , nos vemos abocados a que el endeudamiento siga incrementándose, que no tendría porqué ser alarmante si las condiciones salariales o de nivel adquisitivo fueran de la mano. Todos, en miras de una vida que consideremos mejor, más cómoda o más plena, tendemos a autoimponernos ilusiones materiales, que empujadas por el consumismo reinante pueden suponernos una carga financiera tan excesiva como innecesaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s