El endeudamiento nos persigue

Mantenía una conversación con un compañero de gremio, habituado a atender clientes con proyectos de vida, que como suele ocurrir requieren de financiación. Éste me pedía opinión sobre la actual situación de endeudamiento principalmente en las familias. En esto que yo le comentaba la creación del presente blog, total que lo emplacé a leerlo al tiempo que le respondía. De ahí que exprese a continuación mi opinión de porqué seguimos y seguiremos cometiendo los mismos errores que en el pasado.

Resulta que aunque la banca haya quedado denostada entre tanta crítica, a veces merecida y otras interesada, es un pilar muy importante en la economía. De hecho el desarrollo empresarial y en consecuencia económico ha ido siempre ligado a una buena financiación. Igualmente, la mejora en aspectos esenciales en nuestra vida requieren de una inversión significativa y su consiguiente carga financiera. Hablamos de adquisición de vivienda, cambio de vehículo, o pago de estudios en cómodos plazos. El caso es que hoy, entre tanto vende humos, y con la poca memoria que nos caracteriza, por eso lo de tropezar repetidas veces en la misma piedra, seguimos metiéndonos en jardines laberínticos.

Resultado de imagen de escalada
Fuente: Diario As

Sucede que las Entidades Financieras en su rendición de cuentas pretenden mantener volúmenes, números que convenzan al personal o al accionista de turno. Y claro, para ello hay que tirar precios o financiar lo que venga y como venga. Campañas de esas que multiplican exponencialmente resultados, que me los quitan de las manos vaya, eso sí, pretenderán cobrar los préstamos en tiempo y forma.

Ocurre también que el consumo nos motiva, creo que a veces hasta la adrenalina se multiplica pensando en si comprar esto o lo otro, y lo bien que me sentiré cuando lleve mejor coche o habite mejor casa. Totalmente loable, que para eso se levanta uno temprano y se parte el lomo. Pero claro, todo ello supone endeudarse y hasta qué límites. De hecho, los distintos organismos que dirigen la economía, con el objetivo de incentivar el consumo (aspecto especialmente relevante en el PIB), toman medidas fomentando facilitar el acceso al crédito.

Sabemos además, que la actual situación de ralentización generalizada, provoca que en Europa no solo no se espere un incremento de tipos, sino que se rumoree incluso que en la nueva reunión del BCE puede que se trate una nueva bajada de tipos. Por su parte, la FED que había ido a su ritmo de tipos más altos, aunque no pretenda torcer su brazo ante las injerencias de Trump en políticas monetarias, se está viendo presionada a no seguir con tipos más altos que en el resto del mundo. Por aquello de que su divisa siga revalorizándose y con ello disminuyendo exportaciones. Es evidente que el presidente norteamericano no puede permitírselo, y avispado como el que más hará cuanto pueda en evitar seguir en desventaja ante el resto de potencias.

Pues bien, en todo este enjambre de deseos lícitos y políticas tendenciosas , nos vemos abocados a que el endeudamiento siga incrementándose, que no tendría porqué ser alarmante si las condiciones salariales o de nivel adquisitivo fueran de la mano. Todos, en miras de una vida que consideremos mejor, más cómoda o más plena, tendemos a autoimponernos ilusiones materiales, que empujadas por el consumismo reinante pueden suponernos una carga financiera tan excesiva como innecesaria.

Anuncios

Cartera de dividendos

En tiempos de remuneración ínfima o incluso negativa  el ahorrador se plantea posibilidades para poder sacar partido a sus depósitos. Y claro, parece una quimera obtener un rédito sin asumir ciertos riesgos.

Fuente: Ei (Estrategias de Inversión)

El Euribor, índice de referencia en donde las entidades financieras europeas suelen fijarse para limitar sus precios y diferenciales, lleva años en caída libre. En Occidente, los europeos no acostumbrados a ver tipos tan bajos o negativos, proclamaban que sería algo circunstancial, cuestión de tiempo. A la vista está que no es así, y teniendo como ejemplo el país nipón (Japón lleva más de 20 años con tipos bajos), toca reinventarse.

Fuente: Rankia

Esta situación motiva un cambio de escenario, donde todo aquel que se vea influenciado por estos tipos debe reaccionar. Los bancos han visto reducir sus márgenes financieros a cifras impensables, lo que les obliga a tratar de modificar sus patrones de negocio, posicionándose en sectores como la comercialización de seguros o productos de desintermediación.

Ocupándonos en esta ocasión del ahorrador de a pie, la situación de la banca merece un artículo aparte, hemos de considerar las opciones que tiene. En el artículo anterior comentaba la inversión en sostenibilidad acogida a fondos de inversión, teniendo gran aceptación en el mercado. Hoy vengo a ofrecer otra posibilidad, no sin riesgo, de recibir un jugoso dividendo.

Las grandes empresas del IBEX 35 tienen en su mayoría un gancho ineludible, el pago de un dividendo en algunos casos con una rentabilidad que puede hacernos valorar su posibilidad. A tener en cuenta claro está que estas empresas cotizan en bolsa y como tal no están ajenas a fluctuaciones varias.

Por ello, valorando muy bien donde posicionarse, la situación del mercado o sector de la empresa de turno puede ser una buena opción diversificar nuestra cartera de valores en espera de recibir un buen dividendo anual. Actualmente, con la bolsa española por debajo de los 9.000 puntos, puede ser un buen momento para vigilar la cotización de buenas empresas para entrar en alguna corrección. Dicho así suena fácil, pero claro deberemos ser cautelosos, porque hoy ya no sirve eso de que estando posicionados en un gran banco (los bancos tienen mucho que ver aún en la evolución del IBEX), o en una gran Eléctrica podremos estar tranquilos.

Dicho lo cual, a modo de resumen, considero interesante elaborar una cartera de valores con buena capitalización, fundamentales prometedores y en precio. Para sortear así el inmovilismo en los depósitos tradicionales que actualmente no dan ni para batir el IPC.

¿Rentable y sostenible?

Partiendo de la idea de que, como todo, dependerá de a quién pregunten la respuesta puede diferir. Incluso, podrá argumentarse una razón o la contraria. Intentaré dar mi visión, que no la verdad absoluta, sobre los argumentos favorables o menos favorables de la inversión sostenible.

Actualmente, toda Gestora que se precie necesita poner a disposición de sus partícipes fondos de inversión sostenibles. Sabemos que el aspecto psicológico influye sobremanera en la decisión de dónde y cómo invertir. Aspecto éste al que podremos dedicar capítulo aparte, sin ser el que nos ocupa ahora. Vengo a mencionarlo porque considerar que nuestra inversión, al tiempo que rentable, sea beneficiosa para el mundo que nos rodea suena bien, y quizá hasta nos anime a hacerlo.

Estos fondos siguen criterios ASG (Ambientales, Sociales y de buen Gobierno corporativo), aspectos que aportan un valor añadido en la imagen que el inversor percibe de su vehículo de inversión. Eso sí, no por ello se asumirá que la aportación pueda suponer un menoscabo en el rendimiento a percibir. Ahí es donde se ha de cuestionar la fortaleza de este tipo de inversiones.

Resultado de imagen de criterios asg
Fuente: Funds Society

Cuando consideramos la bondad de un fondo de inversión no podemos valorar únicamente la rentabilidad pasada que nos aporta. Habremos de considerar su volatilidad, previsiones del sector, el mercado donde se posiciona, y una serie de aspectos técnicos y fundamentales para tomar, o intentar hacerlo, una decisión acertada.

Así, sin dejar de lado el aspecto ético que bien representan estas inversiones, centrándonos en aspectos meramente financieros podemos mencionar ciertas particularidades muy a valorar. Porque sabemos que los escándalos o rumorologías hacen mella y de qué manera en la cotización de los activos. Estando posicionados con criterios ASG puede que mitiguemos este riesgo de manera significativa.

Por otro lado, hemos de considerar las necesidades futuras que el planeta que habitamos presenta. Existen detalles que no se pueden obviar, como el envejecimiento de la población y el aumento de problemas medioambientales. De tal forma que, esas necesidades futuras pueden convertirse en oportunidades, posicionándonos en activos que tengan como fin satisfacerlas

Si lo anterior les parece poco consistente, consideremos el efecto que la demanda de un bien, producto o servicio, tiene sobre el precio del mismo. Es decir, ante el evidente aumento que este tipo de vehículos inversores está presentando, su precio está viéndose favorecido.

Pero oiga, que no es oro todo lo que reluce, porque lo expuesto quizá convence, los criterios me parecen muy a tener en cuenta. Que sí, que me puede interesar, no olvidando nunca la Gestora de turno que haya detrás y donde haya decidido poner a recaudo mi dinero. Y como esto se trata de una opinión personal, sin más trascendencia que la que el lector considere dar, y también por qué no de mojarme un poco. Pues he de decir que a día de hoy me parece una decisión razonable el dedicar parte de nuestra inversión en activos que tengan la consideración de sostenibles. Porque su carácter ético, además de que nos haga al menos sentir que aportamos nuestro granito de arena en hacer un mundo mejor, no supone un perjuicio en la consideración de aspectos financieros que aúnen los objetivos de rentabilidad y sostenibilidad

CHINA Y EE.UU. ¿CONDENADOS A ENTENDERSE?

Escribiendo la anterior publicación, intentando desmenuzar aquellos acontecimientos esperados que pudieran influir en el devenir de los mercados, saltaba por los aires una de las ya habituales rencillas entre chinos y norteamericanos. Es evidente que sus diferencias tienen repercusión y consecuencias a nivel mundial, por ello creo que merecen dedicar una entrada a su ya extendido pulso por el poder económico.

El enfrentamiento entre China y Estados Unidos, las dos grandes potencias económicas del mundo, viene extendiéndose desde que allá por marzo de 2018, el presidente Donald Trump anunciase su intención de incrementar aranceles a los productos chinos acogiéndose a  la Ley de Comercio de 1974. Entiende el norteamericano que el país asiático lleva a cabo “prácticas desleales de comercio”, al tiempo que expolia su propiedad intelectual. Por su parte, China  decidió imponer aranceles a productos estadounidenses, entre los que se encuentra la soja, uno de los productos con mayor tráfico en el mercado que les une.

1500x844_estados_unidos_china_comercio.jpg
Fuente: El Economista

Así fue como empezó esta jugada de ajedrez donde el presidente norteamericano intenta imponer su supremacía, a golpe de tweet, para quebradero de cabeza de los mercados. ¡Ay! Si pudieran echarle el freno al teclado o Smartphone de turno que sea utilizado por el presidente, como si de una cocktelera mundial se tratase.

Él, muy ducho en los negocios, en acercar a sus rivales al precipicio haciéndoles sentir el vértigo, se siente cómodo en esa situación. Sin embargo, los chinos, más comedidos en sus publicaciones pero no por ello menos vehementes en sus exigencias, hacen más que dicen.

Pero oye, que ambos se necesitan, y lo saben. A decir verdad, en este mundo de la globalización, todos por diferentes que parezcamos nos necesitamos entre sí. Y si no, veamos qué aportan unos y otros, qué reclaman o qué pretenden.

El gigante asiático se ve como futuro líder económico, los estudios avalan que en alrededor de 20 años serán la primera economía mundial. La velocidad de crecimiento de su economía es brutal, incomparable al resto de potencias, además demográficamente albergan una  demanda incomparable con cerca del 20% de la población mundial.

Por su parte, EE.UU. mira en su particular espejo retrovisor como pretenden adelantarle por la derecha, viendo cada vez más cerca el intercambio, con poca ilusión en el traspaso de cartera, cual ministro saliente. Así, su actual presidente, aún sin poder evitar ese devenir pretende posponerlo, o al menos no ser recordado como aquél que facilitó o no evitó lo inevitable.

Ocurre que las grandes multinacionales, muchas de ellas norteamericanas, patriotismos aparte, tienen sus cadenas de producción más cerca de Pekín que de Washington. Así, sus productos, con un alto valor añadido muchos de ellos, ya son producidos en China.

Y es que de China se importan mayormente materiales de telecomunicaciones o computadoras. Mientras, USA se mantiene como líder en exportador de productos alimenticios, principalmente soja. Alimento éste muy demandado en Asia, pero que ya pretenden poder comprar en lo que ya se conoce como el futuro granero del mundo, África. No hay detalle que se le escape a los chinos en su posicionamiento de liderazgo mundial.

Como ven, lucha de egos, de dependencias recíprocas, pero en la que da la sensación que por más peajes que Trump interponga en el camino, China viaja a velocidad de crucero, con apenas radares que la limiten.

Estaremos atentos a las nuevas medidas que unos u otros puedan tomar, esperando que finalmente cedan cuanto puedan, donde evitarán, eso sí, que esa cesión sea entendida por los paisanos de cada cual como un sometimiento consentido.

Previsores que no predictores

Todo aquel que pretenda predecir o incluso acercarse al devenir de los mercados, ya sabemos que la bola de cristal queda para astrólogos o videntes, debe tener muy en cuenta los acontecimientos que vayan a marcar las decisiones más importantes internacionalmente.

Hemos de ser conscientes que la inestabilidad o incluso incertidumbre que generan las rumorologías agitan los mercados bruscamente. Por ello,  si bien es cierto que el resultado de muchos de los eventos que vayan a producirse es incierto, el intentar balancear posiciones evitando así una exposición excesiva nos puede servir para capear el temporal.

Resultado de imagen de imagen exito en bolsa pese a tempestades

Es por lo expuesto que considero importante conocer las fechas clave que nos depara el final de 2019 y que puede suponer un impulso o ahondar más en la ya tan manida recesión o crisis económica mundial, según quien la defina o interese mencionar.

Finalizando ya el mes de agosto, que suele pasar con más pena que gloria por los mercados bursátiles.  Nos disponemos a afrontar el apasionante último cuatrimestre de 2019.

El primer hecho relevante, aunque especialmente enfocado a las entidades financieras españolas, los datamos el próximo 10 de septiembre. Es en esa fecha cuando está previsto que el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) decida sobre  la posible abusividad de las hipotecas vinculadas al IRPH. El dictamen del abogado general, que en este caso será el polaco Maciej Szpunar, no tiene carácter vinculante, pero los jueces del TJUE siguen sus recomendaciones en un alto porcentaje de los casos. Siendo la entidad más expuesta Caixabank con alrededor de 6.700 millones de euros. Seguida en cuanto al impacto en nivel de capitalización por Bankia,  expuesta a 1.600 millones en hipotecas con IRPH, que le podría suponer pagar unos 320 millones brutos (224 millones después de impuestos).

Ya a escala mundial, y por orden cronológico, encontramos las elecciones presidenciales de Argentina el 27 de octubre.  Especial importancia puede tener el resultado de las mismas, habiendo supuesto ya el resultado de las primarias el desplome financiero y la devaluación del peso. No solo afectando a la bolsa argentina, ya que muchas empresas mantienen inversiones significativas en el país. Las cotizadas españolas que más se vieron perjudicadas en el terremoto del mercado argentino fueron Codere y Prosegur. Sin olvidar la exposición que sostienen BBVA, Santander o Telefónica.

Si lo anterior parece poco y quizás algo más localista, el 31 de octubre expira el mandato de la actual Comisión Europea que preside Jean Claude Juncker.  Hecho este que puede parecer insignificante de no haber sido por la llegada de Boris Johnson a Downing Street. El nuevo líder conservador ha disparado la probabilidad de que el Brexit se consume sin acuerdo el mismo 31 de octubre. De esta forma,  el 1 de noviembre, la fecha prevista para el abismo del Brexit si no hay acuerdo, se estrenaría la nueva presidenta, Ursula von der Leyen, si ha logrado ya la aprobación de la Comisión en el Parlamento Europeo. La jornada cae en un viernes festivo en muchos países, pero con los mercados bursátiles abiertos, lo que podría agravar el impacto económico de un Brexit brutal.

Pues bien, dicho lo anterior y sin olvidarnos de guerras comerciales entre China y EEUU o indicadores clarividentes de freno en la economía mundial. Habremos de estar muy atentos y previsores para que en este mar de tempestades consigamos llegar a buen puerto.

ECONOMÍA Y EMPRESA

ÁREAS FUNCIONALES DE LA EMPRESA


Las áreas funcionales de la empresa son las diversas actividades más importantes de la empresa, ya que por ellas se plantean y tratan de alcanzar los objetivos y metas. Generalmente una empresa está formada por lo menos 5 áreas funcionales básicas (dirección, administración, ventas, producción y contabilidad y finanzas), pero puede estar formada por muchas más (investigación, recursos humanos, estrategia, etc).

El número de áreas funcionales en las pequeñas empresas se simplifican y se integran unas dentro de las otras

Área de dirección: Área imprescindible, considerada la cabeza de la empresa. Lleva el timón de la empresa, establece los objetivos y la dirige hacia ellos. Está relacionada con el resto de áreas funcionales, ya que es quien controla todas las áreas de trabajo que se encuentran en la empresa.

El liderazgo debe marcar el camino para llegar al objetivo final en las mejores condiciones.

Área de administración: Relacionada con el funcionamiento de la empresa. Es la operación de negocio en sentido general, desde contrataciones, pagos a personal. Por lo general es el emprendedor o empresario quien se encarga de esta área funcional. Está relacionada con otras áreas como recursos humanos.

La administración en la empresa es esencial en el buen proceder del negocio.

Área de ventas: Orientada al exterior. En esta área se plantean las estrategias que la empresa seguirá en el área del marketing, los mercados donde la empresa opera, los segmentos de mercado, el ciclo de vida de los productos, diseño de nuevos productos para la ganancia de dinero.

Las ventas no deben verse únicamente como ganancia, es relevante establecer una buena atención al cliente.

Área de producción: Área donde se llevan a cabo la producción de los bienes que la empresa comercializará después a los centros, mercados, tiendas de venta.

Este departamento se encarga de la producción de aquellos bienes a comercializar.

Área de contabilidad y finanzas: Reglamentario para todas las empresas, ya que es obligatorio que lleven un registro contable. Tendrá en cuenta todos los movimientos de dinero, tanto dentro como fuera de la empresa, que también en algunas veces pueden estar almacenadas en bancos o en una caja fuerte.

La correcta contabilidad, unida a una acertada proyección financiera, son esenciales en el desarrollo y supervivencia de una empresa.

El número de áreas de la empresa dependerá del tamaño de la organización. En las pequeñas empresas las áreas funcionales se simplifican y se integran unas dentro de las otras.

Habremos de tener en cuenta que dependiendo del sector y características de la empresa, las áreas de la misma pueden variar sensiblemente.